PEUGEOT 504: 50 AÑOS DEL MODELO QUE INAUGURÓ EL ESTILO MODERNO DE LA MARCA

download-pdf
download-image
download-all
Vie, 06/04/2018 - 12:30

El Peugeot 504 rompió moldes en su presentación en 1968 por su estética peculiar, firmada por Pininfarina, que acabaría por dejar su sello en todos los modelos posteriores. Sus faros trapezoidales y la forma de su cofre causaron sensación y acabaron imponiéndose en el mercado, como demuestran sus casi cuatro décadas de vida comercial



En 1968 durante el Salón del Automóvil de París había expectación alrededor del stand Peugeot. La marca presentaba un modelo largamente esperado, que había tenido que retrasar su estreno por los acontecimientos de mayo del 68. El telón dejó al descubierto el nuevo sedán del León, el Peugeot 504, un modelo que supuso una revolución por su diseño, obra de Pininfarina, por su excepcional confort y por su solidez y su gran polivalencia, capaz de enfrentarse tanto a los adoquines como a la arena de la playa… o del desierto. Estas características le valieron un importante éxito comercial y ser, en 1969, el primer Peugeot de una larga saga en ganar el prestigioso galardón al “Coche del Año en Europa”.

El primer detalle que llamó la atención en ese modelo fueron sus faros. Por primera vez, Peugeot huía de los grupos ópticos redondeados para apostar por una innovadora forma trapezoidal que, según el propio carrocero Pininfarina, recordaba a los ojos de la actriz Sophia Loren. Un diseño que fue retomado por muchos modelos posteriores de la marca y que sigue influyendo en la actual gama de Peugeot. Las luces traseras, en forma de bumerán, no fueron menos innovadoras y se convirtieron en un elemento de identidad para modelos de las décadas siguientes, como los Peugeot 206, 407 o 607.

El aspecto robusto, clásico y prestigioso que le daban la forma abombada del cofre y de la cajuela fueron otros de los elementos disruptores que pasaron al ADN de Peugeot en el último medio siglo.

El excepcional comportamiento en carretera del Peugeot 504 cimentó la reputación de Peugeot como garantía de confort y de conducción placentera, asociado a unos motores de altas prestaciones y una caja de cambios precisa, suave y de fácil manejo. Unas características que han heredado todos los modelos de la marca desde entonces.

Solidez y resistencia son sinónimos de Peugeot 504. Estas cualidades le permitieron acumular un largo palmarés deportivo y una longeva vida industrial y comercial en el continente africano, donde sigue siendo toda una leyenda medio siglo después. Fue en Nigeria, en 2005, cuando concluyó su larga trayectoria comercial e industrial, casi 40 años después de su lanzamiento.

Scroll